Consideraciones antes que el dolar llegue a 1000

Luego de ya varias décadas de sufrimiento económico hemos aprendido que nuestra economía está muy asociada al precio del dólar americano. Nuestro gobierno nos ha tratado de mostrar lo contrario, creando una nueva moneda llamada “Bolivar Fuerte”, tratando de emitir bonos que se puedan cambiar en dólares para evitar la disparidad del precio del bolívar e incluso e impidiendo la publicación de un precio del dólar de mercado.

Muchos son de la creencia de que el dólar no afecta nuestra vida personal, sin embargo al salir a la calle es fácil notar cómo esto deja de ser verdad. Por ejemplo, el dólar de mercado comenzó cercano a 110 por bolívar en Enero de 2015 y terminó rozando los 900 en diciembre del mismo año, mientras que los precios de nuestros bienes y alimentos subieron prácticamente un mil por ciento, un cartón de huevos pasó de costar apenas 200 bolívares a costar 1200, una nutella que costaba Bs. 80 pasó a costar Bs. 600, por sólo mencionar dos productos de los miles que han subido de precio. ¿crees que esto ha sido casualidad?

La fluctuación del dólar sin duda nos afecta a cada venezolano, las personas hoy día están más afectadas por una situación económica que hace difícil la vida común. Lo peor no es lo que hemos vivido, sino lo que viene, ya que el dólar sin duda cruzará la barrera de los 1.000 bolívares fuertes por dólar y escalará mucho más allá de lo que podremos imaginar en este momento. Es por eso que tenemos que prepararnos ahora para poder sobrellevar esa situación de la mejor manera cuando el dólar haga de las suyas en los próximos meses.

Una manera de prepararse es ver al dólar como un medidor real de la economía. Es cierto que nuestros precios se encuentran en bolívares, pero pensar que no están afectados por la fluctuación del dólar sería querer tapar el sol con un dedo. Muy pronto el dólar tomará un camino hacia arriba y no queremos estar desprevenidos cuando esto pase.

El gobierno permite que el dólar paralelo exista por razones económicas, Venezuela es un país que sobrevive aún gracias a sus exportaciones y cobros en dólares, por lo que una tasa alta del dólar paralelo conviene al gobierno para crear mayor liquidez de bolívares. Entonces nosotros debemos tratar de hacer cosas a nivel económico que vayan acordes a esta política de gobierno.

Mientras el gobierno mantenga una política de exportación y cobro en dólares, nos convendrá pensar como individuos en también aplicar una política de exportación y cobro en dólares. En el buen sentido de la palabra, esto se traduciría en comenzar a fabricar artículos de consumo que puedan ser vendidos en el exterior, por ejemplo.

Es cierto que quisiéramos que ocurriera un cambio de gobierno, tal vez esto sería la forma más fácil de salir de la grave crisis que afronta Venezuela durante el 2016, sin embargo no podemos quedarnos de brazos cruzados esperando que esto ocurra.

¿Cómo entonces sobrevivir al vaivén de un dólar que no hace si no asustarnos cada vez que sube? La exportación de productos es algo real que podríamos aplicar a nivel pequeño. ¿Sabes hacer alguna manualidad? Imagina poder venderla a un precio en dólares y no tener que sufrir de la inflación de la moneda local.

Entrances en vez de insistir luchando contra el dólar, es mucho mejor si comenzamos a pensar cómo podríamos hacer para preservar el valor de nuestro patrimonio apoyándonos en el uso del dólar como medio de preservación.

¿Que podría pasar si insistimos en hacernos la vista gorda hacia un dólar que claramente indica los precios de nuestra economía. Si no le damos la importancia que tiene el dólar en nuestras vidas, entonces tendremos que sufrir las consecuencias de ver nuestro dinero disminuir drásticamente su valor, tal como ha pasado durante el año 2015, cuando un sueldo de 20.000 bolívares considerado alto en Enero, pasó a ser un sueldo que apenas alcanza para unas 4 bolsas de mercado en Diciembre.

No importa en qué parte del país nos encontremos, todos sufrimos por la economía. Sólo podremos comenzar a ver nuestra economía familiar mantenerse y crecer cuando cambiemos nuestra actitud frente a esa moneda.

Entonces cuando venga el cambio y la subida del dólar, el cuál se encuentra a punto de pasar la barrera de los 1000 al escribir este artículo, ya no nos atacará la sorpresa, ya no saldremos corriendo a escribir en Twitter “Fin de mundo, el dólar a mas de 1000!” o cosas por el estilo.

Es cierto que el dólar disminuye nuestras posibilidades económicas, pero afrontarlo sin la sorpresa es ya un paso adelante para aguantar el chaparrón que cae sobre nosotros. Segundo pasó: Buscar un paraguas para no mojarse, comenzar a pensar en formas de preservar el valor de nuestros bienes, como por ejemplo fabricar productos o servicios caseros para poder ofrecer a familiares en el exterior y de esta manera ganar en una moneda mucho más estable.

¿Cómo pueden ayudarnos nuestros familiares? Seguramente muchos de ellos ya han decidido migrar y ahora viven una realidad diferente, ellos pueden darnos buenos consejos acerca de qué servicios son más usados afuera en sus nuevos países. También animarnos a seguir adelante y ver a nuestra economía desde una perspectiva diferente, ya no como víctimas de un gobierno que no quiere hacer nada para cambiar, sino como dueños de nuestro propio destino.

Mientras más pasa el tiempo, más debilitado se verá nuestro bolsillo si no tomamos acción. Por eso es tan importante que nos preparemos ahora, a modo de ganarle la batalla a un bolívar y un gobierno devaluado.

Deja un comentario