¿Cómo ocurre la hiperinflación y que efectos tiene?

Una historia sobre la hipar-inflación

Érase una vez un gobierno que tenía un déficit fiscal el cuál financiaba con la impresión de dinero. El hacer esto le causaba una tasa de inflación de 15% a 25% por año.

Al pasar los años, la conveniencia de las políticas económicas llevaron al gobierno a imprimir cada vez más y más dinero para financiar sus operaciones y poder soportar la carga financiera que representaban los programas de ayuda social implementados por el socialismo.

Poco a poco las reservas monetarias del país fueron disminuyendo, el gobierno tomó medidas para evitar que todo el dinero saliera del país, las cuales incluían un férreo control de cambio y restricciones sobre los ciudadanos para acceder a su dinero en moneda extranjera.

El gobierno comenzó a operar cadenas de supermercados donde los productos debían venderse por precios artificialmente bajos. En la práctica, estas tiendas prácticamente no tenían artículos y los productos se encontraban en el mercado negro a precios muy por encima de los precios fijados por las tiendas gubernamentales.

A pesar de la impresión rampante de dinero, el gobierno no tenía los fondos para continuar sus operaciones, hubo huecos en todas las calles, los proyectos de construcción se paralizaron por completo y hasta ascensores en edificios gubernamentales dejaron de funcionar.  La tasa de desempleo era la más alta en la historia del país.

El gobierno trataba de controlar la inflación imponiendo control de precios, pero el efecto de la inflación hacía que los precios fueran tan ridículamente bajos que los productores preferían dejar de producir para no vender a pérdida. Los panaderos dejaron de hacer pan, los carniceros se rehusaban a vender la carne.

Para contrarestar el efecto de la escasez, el gobierno irracionalmente importó toda la comida que fuera posible usando el poco dinero disponible en las reservas, en vez de eliminar los controles de precios, al no poder satisfacer la demanda la población estaba a las puertas de una hambruna como nunca antes vista.

Luego el gobierno intentó vencer a la inflación obligando a las tiendas a llenar formularios cada vez que quisieran subir los precios, los empleados pasaban la mayor parte del día llenando formularios para llevarlos a las oficinas del gobierno para obtener aprobación. Al contrario de pausar la inflación, esta medida causo aún mayor inflación, ya que las tiendas preferían subir los precios la mayor proporción posible para así llenar menos formularios.

 

El gobierno tomó la decisión de sacar a circular una nueva moneda eliminando varios ceros de la moneda anterior. Esto por supuesto no detuvo a la inflación.

El gobierno comenzó a racionar la electricidad en varios sectores de la población, buscando ahorrar la mayor cantidad de energía posible. Los hospitales no tenían aire acondicionado, no había ni comida ni medicina y las camas no eran suficientes para atender las necesidades de los pacientes.

Pocos años después la estructura social del país comenzó a colapsar. Los ladrones robaban los productos farmacéuticos de las clínicas para luego venderlos en el mercado negro, los trabajadores de muchas empresas se declaraban en huelga al no recibir suficiente salario para comprar comida. Los pensionados hacían largas colas para cobrar sus pensiones, rogando que el dinero estuviera disponible en las cuentas bancarias de los bancos del gobierno.

Muchos negocios dejaron de tomar el billete del país y comenzaron a aceptar billetes de otros países para palear la crisis económica, sin embargo los ministerios del gobierno, empleados y pensionados cobraban en la moneda local, poniéndolos en desventaja para comprar bienes y servicios.

¿En cuál país sucedió esto?

Tal vez estés leyendo esta historia y pensando que es un relato de lo que está pasando hoy en día en Venezuela. Tal vez hayas notado que hay algunas frases o unos ejemplos que suenan extraños.  Esto es porque el relato no se refiere en ningún momento a Venezuela. Este relato es la descripción cronológica de lo que pasó en Yugoslavia al comienzo de los años 90, desde el año 90 hasta el año 94.

Te sorprenderá ver que haya tanta similitud con el caso venezolano del año 2016.  No es para tanta sorpresa, ya que la historia de la humanidad contiene 56 relatos de diversos países muy parecidos al que acabas de leer.

¿Cómo terminó esta historia?

La inflación diaria en Yugoslavia terminó siendo cercana al 70% y la moneda alemana terminó siendo aceptada como la moneda de circulación.

El gobierno cerro los mercados libres cuando los empresarios se rehusaron a vender los productos para no perder por la inflación. Las personas se rehusaban a recibir cheques, ya que el proceso de cobrarlos tardaba 2 días y en ese tiempo el dinero que recibían ya no valía absolutamente nada.

Finalmente en Enero de 1994 el gobierno introdujo una nueva moneda y la posición oficial del gobierno fue que “la hiperinflación en Yugoslavia ocurrió por la implementación injusta de sanciones en contra del pueblo y el estado”.

¿Cuan cerca de hacer realidad esta historia crees que estaremos en los próximos años?

*Esta historia fue tomada de la siguiente fuente (ingles): http://www.rogershermansociety.org/yugoslavia.htm

Deja un comentario